Domingo, 29 de marzo de 2020
Nuestra Profesión

D. Pedro Velasco Sierra, colegiado honorífico, in memoriam

D. Pedro Velasco Sierra, colegiado honorífico, in memoriam
Carnet de Practicante de D. Pedro Velasco Sierra.

El pasado mes de octubre falleció D. Pedro Velasco Sierra, colegiado honorífico de nuestra institución, un profesional íntegro y amante de la enfermería a la que se dedicó con profunda vocación de servicio a los demás. Desde el Colegio expresamos nuestras condolencias a su familia y dejamos esta breve semblanza de recuerdo para que su memoria y su legado perduren para siempre. D.E.P.
AutorColegio de enfermería de Ciudad Real / Actualizado 7 noviembre 2019
Pedro Velasco Sierra, nació el 21 de febrero de 1928 en Piedrabuena (Ciudad Real), era el mayor de tres hermanos.



Siendo un niño vivió la guerra civil y estudió todo lo que pudo, animado por su rotunda fuerza de voluntad, para convertirse en un gran estudiante. Cuando ya no pudo seguir su formación en Piedrabuena, continuó estudios de bachillerato y la carrera de practicante en Ciudad Real a donde iba pedaleando en bicicleta.

Terminó los estudios a la edad de 19 años, obteniendo el título de practicante por la Universidad de Sevilla. Después se presentó a las oposiciones y obtuvo la plaza que quería, la de Piedrabuena, su querido pueblo, donde ejerció su profesión con dedicación, esfuerzo y mucho cariño, durante 41 años.

Siguió como Colegiado Honorífico desde su jubilación hasta su fallecimiento. Siempre dijo que estaba muy agradecido a su profesión y al Colegio de Practicantes de Ciudad Real.

Pedro fue una persona generosa, profundamente creyente y con valores muy arraigados. Los pilares fundamentales de su vida han sido: el trabajo, la fe y su familia a la que siempre ha cuidado, protegido y amado.

Tenía 91 años, pero era eternamente joven, optimista y entusiasta. Con su memoria prodigiosa asombraba a propios y extraños. Le gustaba dar buenos consejos.

Los últimos 20 años ha vivido en Madrid, rodeado de su mujer, sus cuatro hijos, nuera, yernos y sus seis nietos y ha sido una persona feliz. Lo recordaremos siempre con una sonrisa dibujada en la cara disfrutando de la familia.

Era consciente de que su vida estaba llegando al final; "esto se acaba" solía decir ... hasta que tristemente, el pasado 13 de octubre, falleció en Madrid, habiendo recibido los Santos Sacramentos y la Bendición Apostólica de su Santidad.