Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
17 de noviembre de 2018
  Buscar
  Portada
Publicaciones Científicas

Uso y utilización del carbón activado ante una intoxicación

Uso y utilización del carbón activado ante una intoxicación
La administración del carbón activado es una terapia de primera línea para pacientes que ingieren dosis potencialmente tóxicas de un agente dentro de 1 hora después de la ingestión.


Actualizado 23 octubre 2018
Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoEnviar a un amigoComentar en Facebook Comentar en Twitter
Introducción

El carbón activado (C.A.) se considera en la actualidad el método de descontaminación gastrointestinal de elección en las intoxicaciones agudas por vía oral de sustancias potencialmente absorbibles, desplazando en determinadas ocasiones al lavado gástrico, en todo paciente que se puede reducir significativamente el grado de absorción del tóxico ingerido y, como consecuencia, reducir y/o mejorar los síntomas asociados a dicha intoxicación.
 

Mecanismo de acción

El C.A. funciona como un adsorbente muy eficaz, con pocos efectos secundarios, que atrapa fundamentalmente moléculas orgánicas y sustancias inorgánicas que no se disocian en medio acuoso, entre las que se incluyen principalmente: medicamentos, plaguicidas, hongos venenos, plantas ornamentales y otros tóxicos absorbibles.

Su eficacia está generalmente unida a la precocidad de su administración, la que idealmente debe ser dentro de la 1ª hora después de la ingestión; pero este intervalo de tiempo puede ampliarse si el enfermo se halla en coma o hasta las 6 horas después de la ingesta, encaso de los salicilatos, opiáceos, antidepresivos tricíclicos, neurolépticos y otros de acción anticolinérgica.

El C.A. puede ser usado solo o al finalizar el lavado gástrico. Además es un  material insoluble, no reactivo, inerte y no absorbible en el tracto gastrointestinal, que se elimina junto a las heces.
 

Indicación y Uso

Su indicación es la ingesta reciente (hasta una hora después de la ingesta) de un agente absorbible, en paciente consciente, donde su eficacia esté demostrada y no existan contraindicaciones.

La administración del C.A. se antepone a medidas clásicas de descontaminación como: vómito provocado o lavado gástrico, por retardar su administración y disminuir su eficacia.

El uso del C.A. siempre debe ser en polvo y menor a la malla 200, es decir, menor a 74 micras. Debe ser administrado lentamente por vía oral, a fin de evitar el vómito, o en su defecto, por sonda nasogástrica, en lo posible dentro de los primeros 60 minutos post-ingesta.

La adsorción óptima se establece cuando la cantidad suministrada de C.A. es equivalente a 10 veces la dosis del tóxico ingerido, pero como es difícil conocer la cantidad exacta ingerida, la dosis recomendada es: adultos y adolescentes 25-100 gr, niños de 1 a 12 años 25-50 gr, y para niños menores de 1 años 10-25 gr, o bien 0,5 a 1 gr/Kg de peso.

Su administración debe ser en suspensión acuosa, con relación de 2 a 4 partes de agua por volumen total del C.A. seleccionado, según edad o peso (aproximadamente de 200 a 400 ml en adultos y 150 a 200 ml en niños).

Distintos estudios muestran que las bebidas carbonatadas son útiles como vehículo de administración, por lograr mejor tolerancia por parte de niños, y no modificar la eficacia del C.A., y mejor si es suministrado por los padres del menor.

En caso que el paciente se niegue a ingerirlo por vía oral, se deberá recurrir a instilarlo por sonda nasogástrica en suspensión acuosa.
 

Dosis
  • Adultos y adolescentes – 100 g (en 400 ml de líquido).
  • Niños de 1 a 12 años – 25 a 50 g (en 150-200 ml de líquido).
  • Niños menores de 1 año – 10 a 25 g o 1 g/kg de peso (en 100 ml de líquido).
1 cucharada sopera = 7 g de C.A. en polvo aprox.  


 Contraindicaciones
  • Pacientes con vía aérea desprotegida(intubación, etc.)
  • Pacientes con riesgo incrementado de aspiración.
  • Pacientes con riesgo elevado de perforación gastrointestinal o hemorragia, debido a su enfermedad, cirugía, etc.
  • Ingestión de sustancias corrosivas/caústicas (ácidos o bases fuertes), hidrocarburos. 

Precauciones
  • Si se emplea jarabe de ipecacuana y carbón activado, habrá que inducir el vómito con ipecacuana antes de administrar el carbón activado, ya que de no ser así el C.A. absorbería el jarabe.
  • Cantidades excesivas de C.A. con sorbitol pueden provocar deshidratación con hipernatremia en pacientes pediátricos.
  • La aspiración es un problema importante en niños, que puede provocar obstrucción traqueal.
  • Las preparaciones que contienen ácido benzoico pueden dar una reacción fatal en neonatos llamada Síndrome de jadeo: acidosis metabólica, distress respiratorio, jadeos, disfunción del SNC, hipotensión y colapso cardiovascular. Emplear con mucha precaución. 

Efectos secundarios
  • Gastrointestinales: náuseas, vómitos, estreñimiento, coloración negra de heces.
  • Oftálmicos: abrasión corneal si contacto directo.
  • Dolor de cabeza 

Interacciones farmacológicas
  • Puede disminuir la eficacia de eméticos como la ipecacuana.
  • Disminución de la absorción de muchos fármacos (digoxina, leflunomida, paracetamol, etc). A menos que la intención sea disminuir niveles de fármacos, habrá que espaciar las administraciones al menos 2 horas para evitar interferencias en la absorción.

Bibliografia
  • Fichas técnicas del Centro de Información online de Medicamentos de la AEMPS-CIMA (base de datos en Internet). Madrid, España; Agencia española de medicamentos y productos sanitarios (AEMPS) fecha de acceso 22 de mayo 2013.
  • Chyka PA, Seger D. Documento de posición: Carbón Activado de dosis única Revista de Toxicología, Toxicología clínica 1997, 35:7121-741.
  • Chyka PA, Seger D. Documento de posición: Single-Dose Activado. Charcoal toxicología Clínica 2005, 43:61-87.
  • Corby DG, Fiser RH. Re-evaluación del uso del carbón activado en el tratamiento de la intoxicación aguda. Clínicas Pediátricas de Norteamérica. 1970, 17:545-556.


 Comentarios

Recuerde que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de enfermeriadeciudadreal.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.


  Más de Publicaciones Científicas
Colocación del dispositivo (Flexi-Seal® SIGNAL) para control de la incontinencia fecal
Monitorización invasiva de la presión arterial. Indicaciones, técnica y cuidados de enfermería
Ventajas de la utilización de citrato trisódico con respecto a la heparina en hemodialisis
Catéter Swan-Ganz
Cesárea humanizada con acompañamiento, piel con piel e inicio de la lactancia materna. A propósito de un caso
Comparativa entre cirugía abierta y percutánea en la patología del pie
  Últimas Noticias
2017, nuevos estatutos y mucha más ilusión...

Renovación de los cargos de la Junta de Gobierno y aprobación de nuevos estatutos. Dos hechos fundamentales del pasado año.
Recuerda que tienes servicio de asesoría jurídica incluido en tu colegiación

El Colegio Profesional de Enfermería de Ciudad Real pone a disposición de todos sus colegiados un Servicio de Asesoría Jurídica que se extiende a todo tipo de consultas, no sólo las relativas al ámbito profesional y laboral, sino también consultas de tipo particular.
La prescripción enfermera, por fin

La prescripción enfermera, por finEl Consejo de Ministros dio por fin luz verde el pasado mes de noviembre a la modificación del Real Decreto que regula la prescripción enfermera, oficialmente bautizada como indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros.



Acuerdos comerciales / Contactar / Quiénes somos
Copyright © Colegio de Enfermería de Ciudad Real. Dirección: C/ Pedrera Baja 47, bajo - 13003 Ciudad Real - Tél: 926 22 25 01 - Fax: 926 25 50 24
Política de privacidad / Aviso legal / Acceder a los RSS RSS